Párrafo 1175

1175.La Liturgia de las Horas está llamada a ser la oración de todo el Pueblo de Dios. En ella, Cristo mismo “sigue ejerciendo su función sacerdotal a través de su Iglesia” (SC83); cada uno participa en ella según su lugar propio en la Iglesia y las circunstancias de su vida: los sacerdotes en cuanto entregados al ministerio pastoral, porque son llamados a permanecer asiduos en la oración y el servicio de la Palabra (cf.SC86 y 96;PO5); los religiosos y religiosas por el carisma de su vida consagrada (cfSC98); todos los fieles según sus posibilidades: “Los pastores de almas debe procurar que las Horas principales, sobre todo las Vísperas, los domingos y fiestas solemnes, se celebren en la iglesia comunitariamente. Se recomienda que también los laicos recen el Oficio divino, bien con los sacerdotes o reunidos entre sí, e incluso solos” (SC100).


Aprofunde seus conhecimentos

192. ¿Qué es la vida consagrada?

548. ¿Cómo oraba la primera comunidad cristiana de Jerusalén?

14. ¿Qué relación existe entre Tradición y Sagrada Escritura?

224. ¿Qué son los sacramentos y cuántos hay?

144. ¿Qué sucedió el día de Pentecostés?

156. ¿De qué modo la Iglesia es cuerpo de Cristo?

216. ¿Qué es la esperanza de los cielos nuevos y de la tierra nueva?


Acesse nossos estudos biblicos:

¿Qué significa la soberanía de Dios sobre la historia humana, como se describe en Sofonías 1:15?

¿Cuál es el ejemplo de Sodoma y Gomorra y cuáles son las consecuencias de la inmoralidad y la perversión según la Biblia?

La lucha de Jacob con Dios: ¿Cuál es el significado de esta historia para nosotros hoy?

¿Cuán importante es la sabiduría en la selección de pareja y el matrimonio según Proverbios 18:22?

¿Cómo la obediencia a Dios puede conducir a la victoria: un análisis del sitio de Jericó (Josué 6)?

¿Por qué nos advierte la Biblia sobre la necesidad de evitar la envidia y los celos, como se menciona en Proverbios 14:30, y cómo podemos aplicar esta enseñanza en nuestra vida?

¿Cuál es el ejemplo de fe de Abraham y qué podemos aprender de él? (Hebreos 11:8-12)